martes, 4 de mayo de 2010

Prohibición y violencia

Una sociedad internacional de científicos interesados en la salud y la seguridad de los habitantes de regiones infectadas de narcotráfico publicó un metaestudio (un estudio de estudios) sobre drogas y violencia. La asociación se llama Centro Internacional de Ciencia en Política de Drogas (ICSDP son sus siglas en inglés). El artículo, que es una revisión de 15 estudios publicados a lo largo de 20 años en revistas especializadas, sugiere que aumentar los recursos que dedican los gobiernos a desmantelar el narcotráfico incrementa la violencia. La portada viene adornada con una foto de un vehículo en llamas rodeado de camionetas de policía en Zihuatanejo.

Estuve buscando medios mexicanos que reportaran esta noticia para ver qué opinan los lectores. La opinión mayoritaria se puede resumir por medio de este comentario emblemático: "No manchen, ¿tuvieron que hacer un estudio para eso?" Al parecer, a muchos compatriotas les parece evidente que la política de prohibición lleva a la violencia. También les parece que no habría que gastar tiempo, dinero ni esfuerzo en hacer estudios sobre esto: ¿a poco se tiene que estudiar lo obvio?

Y la respuesta es que sí. Lo que es obvio para unos no lo es para otros (está clarísimo que al gobierno de México, por ejemplo, no se le ha pasado por la mente que su guerra contra el narcotráfico pueda ser indirectamente la causa de la violencia). Además, lo que es obvio en un tiempo y un lugar no lo es en otros. Recordemos cuan obvio era en Europa hasta el siglo XIX que los europeos eran superiores al resto de los humanos, cuan evidente fue durante milenios que los hombres eran mejores que las mujeres, que los cristianos eran mejores que los musulmanes, los judíos, los budistas, los paganos y los ateos... Puro prejuicio, basado en creencias, no en pruebas. Si queremos saber, y no sólo creernos cómodamente lo que nos gusta o nos conviene, hay que hacer estudios científicos, es decir, estudios armados con todos los mecanismos que han perfeccionado los científicos para evitar (en la medida en que sea posible) los efectos de nuestra gran capacidad de engañarnos a nosotros mismos (estos mecanismos incluyen usar datos cuantificables, presentar pruebas independientes, explicar cómo se cuantifican esos datos, someter todo a discusión en una comunidad de profesionales muy exigentes...).

Para eso, los autores del estudio del ICSDP empezaron por una revisión exhaustiva de todo lo publicado en inglés en revistas especializadas en el tema. A diferencia de los artículos que salen en periódicos y en revistas dirigidas al público general, las revistas especializadas sólo publican lo que cumple ciertas normas más o menos restrictivas de control de calidad. Los investigadores de esta asociación encontraron poco más de 300 artículos con palabras clave como "drogas", "homicidio", "violencia por drogas", "prohibición" y otras por el estilo.

No se quedaron con toda la lista, empero. De estos artículos eliminaron los que no hacían referencia directa a la violencia del narcotráfico y a las leyes antidrogas. Conservaron así 15 estudios, de los cuales 11 son análisis estadísticos hechos con datos reales sobre violencia y presión gubernamental contra narcotraficantes, dos son estudios cualitativos (es decir, apreciaciones bien informadas, pero sin datos cuantificables) y dos son modelos teóricos. Para ponerle números a las variables (violencia, represión policial), los autores de los estudios originales usaron indicadores como número de muertos por narcotráfico, número de enfrentamientos, fracción del total de aprehensiones que correspondió a aprehensiones por narcotráfico en el periodo de estudio, gastos estimados de la policía, número de agentes de policía que participan en la aplicación de las leyes antidrogas y cantidad de drogas incautadas.
Nueve de los 11 estudios con datos cuantificables reportan una relación importante entre recursos invertidos en aplicación de leyes antidrogas y aumento de la violencia. Un estudio reporta que no hay relación entre estas dos variables. Los dos artículos basados en modelos teóricos dan conclusiones opuestas y los dos estudios cualitativos, que se refieren al narcomenudeo en las calles de Sydney, Australia, encuentran relación entre prohibición y violencia.

He aquí algunos ejemplos concretos que aparecen en una table en el estudio del ICSDP. En su estudio de 1989, Goldstein examina 414 homicidios cometidos en Nueva York y concluye que 39 % se pueden considerar como resultado directo de las leyes de prohibición. Riley, en 1998, examina los casos de seis ciudades estadounidenses y reporta que intensificar la represión del narcotráfico aumentó la violencia en cuatro ciudades y la redujo en dos. Maher, en 1999, observa que, cuando aumenta la represión del narcotráfico, el narcomenudeo se va poblando de gente más dispuesta a arriesgarse, y por lo mismo, más violenta, lo que incrementa el grado de violencia en las calles.

Quizá la parte más convincente del metaestudio del ICSDP es una gráfica extraída del artículo del economista Jeffrey Miron (1999). Miron traza dos curvas: una del número de homicidios, otra de gastos estimados de aplicación de leyes de prohibición del alcohol y de las drogas en Estados Unidos entre 1900 y 2000. Las dos gráficas suben y bajan a la par como una pareja de bailarines. En los años 20 y 30 se ven picos correspondientes a la famosa Ley Seca (o prohibition, en inglés) de Estados Unidos, que hoy asociamos con Al Capone, los Intocables, Lucky Luciano y otros nombres de la mafia y la lucha contra el crimen organizado estadounidense. En los alocados años 60 se observa una reducción casi a cero de los gastos en aplicación de leyes de prohibición (para entonces ya no del alcohol, sino de las drogas) y el consecuente descenso del número de homicidios. Luego las dos gráficas vuelven a subir, pero, cosa insólita, poco antes del años 2000 la de gastos policiales aumenta y la de homicidios, por fin disminuye.

Los autores del estudio concluyen que hay buenas razones para suponer que las leyes de prohibición no están dando resultado y sugieren que es hora de cambiar de modelo, sin pronunciarse por ninguno en particular.

Jeffrey Miron resume los mecanismos que pueden estar relacionando las leyes de prohibición con la violencia: en un mercado ilegal, los participantes se ven obligados a resolver sus disputas con violencia a falta de marco jurídico para hacerlo pacíficamente.

En 1921 Albert Einstein escribió sus impresiones de Estados Unidos, poco después de haber visitado por primera vez ese país, en plena época de la Ley Seca. Dice Einstein: "El prestigio del gobierno se ha reducido considerablemente debido a la Ley Seca, porque nada socava más el respeto al gobierno y a la ley que la existencia de leyes que no hay manera de aplicar. Es un secreto a voces que el aumento del crimen en este país está íntimamente relacionado con esto".

¿Prohibir, pero menos? ¿Legalizar? ¿Qué hacer? El problema es peliagudo, pero en todo caso no se va a resolver con creencias, ideologías ni buenos deseos, sino con evidencia científica.


10 comentarios:

Paco Trovas dijo...

Pues como dices, no hay novedad en esto. Más represión conlleva a más violencia. Y esto se siente. Hoy predomina un sentimiento de inseguridad e impotencia entre los mexicanos, porque se entiende que aunque se le meta músculo, los resultados son mediocres. Y la paz social está recibiendo los golpes más fuertes.

Lo triste es que nuestros políticos no acepten esta realidad. Como dices, es un problema peliagudo, pero con más difusión de estudios como éste, creo que la idea podría causar eco en la conciencia colectiva.

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Estimado Sergio, espero no exagerar en la extension dle comentario. En aras de eso quito sacrifico redaccion y lo comprimo en puntos separados:

1. En articulos pasados (y discusiones consecuentes) le decia a muy buen Tocayo Martin Bonfil, que aunque la ciencia no solo es valiosa, sino valiosisima, aun asi hay eventos de la esfera humana que ni puede ni aspira a explicar. cosas comola lealtad, el amor, el sacrificio, no se explican en ciencia sino como enfoques de evolucion, biologicos, bioquimicos o estadisticos, por decir algo. Pero explicar lo que se dice explicar el fenomeno humano, ahi las ciencias exactas no pueden, y aveces ni las ciencias sociales son suficientes; hacen falta la etica, la moral o la filosofia para entender y explicar fenomenos tipicamente humanos. Tenemos qu dejar la cientifica neutralidad y entrar en terrenos filosoficos de bien y mal.

2. El trafico de narcoticos, no solo es dineros y armas, no solo es causa y efecto, no solo es leyes mas y leyes menos, violencia mas o violencia menos (si solo eso fuera, con ciencias exactas bastaria)... tiene que ver, en el fondo mismo, con hacer bien o hacer mal.
3. Tiene que ver con instrumentalizar al ser humano( hacerlo objeto/instrumento de intereses ajenos), tiene que ver con enajenarlo, tiene que ver con despojarlo de su libertad (la tirania de la adiccion obliga al adicto a cometer indignidades que el no creia posible llegar a cometer), tiene que ver con sabotear proyectos personales, con destruir potencialidaes propias... en fin, la adiccion a las drogas, mas que nada , ES UN ASUNTO DE BIEN Y MAL.

4. Y estoy convencido, no existe un consumo continuo de narcoticos, que no desemboque en una adiccion; y la adiccion, como ya lo detalle, para mi es el desmoronamiento paulatino e inevitable de la dignidad que hos hace humanos. Asi de grave y definitivio me parece el consumo adictivo de drogas.

5. Por eso, me parece una total imbecilidad la propuesta de legalizar el trafico de drogas, sobre la base de que el estado es incapaz de combatir la violencia de lso narcotraficantes. El que sean legales de consumir, NO LES QUITARA NI UN APICE DE NOCIVAS A LA SALUD BIOLOGICA, AFECTIVA, EMOCIONAL Y SOCIAL HUMANA. No es porque no sean nocivas que las legalizarian, sino porque NO HABRIA MANERA DE COMBATIR AL NARCOTRAFICO ILEGAL. Que gran cobardia.

6. Pregunta tonta: ¿si se legalizara el narcotrafico, docilmente los violentos se harian respetables empresarios? ¿ninguno se quedaria en negocios ilegales y lucrativos, digamos el secuestro? porue es bien sabido ahora que el narco ha extendido, "diversificado" su actividad delictiva. ¿que hay del secuestro, tambien a legalizarlo para que no hubiera violencia y nuertos por los carteles? ¿legalizar la trata de personas? ¿acaso legalizar la pornografia infantil? PORQUE LA BASE PARA PROPONERLO EN CASO DEL NARCO, NO ES OTRA QUE ESTA: NO PODEMOS CON LOS NARCOS, SON DEMASIADO VIOLENTOS, SI GUERA LEGAL NO TENDRIAN ELLOS NECESIDAD DE MATAR GENTE... no es porque viendolo bien no son nocivas las drogas (porque SÍ son nocivas), sino por UNA SOCIEDAD COBARDE, PUSILANIME, INMEDIATISTA Y POCO COMPROMETIDA CON EL FUTURO. Total, mejor una muerte silenciosa e indigna de millones de adictos que (esose los aseguro) moriran cuando su cerebro perezca ante tal agresion. No antes de haber depauperado a su respectiva familia devorados por el vicio... ¿que hace un adicto con tal de maneter su adiccioon? gasta todo su sueldo, deja de trabajar, pide prestado, miente, chantajea sentimentalmente, roba, amenaza, extorsiona, se alia a pandillas, se prostituye... literalmente vende todo lo que tiene y lo que es, POR EL SIGUIENTE TOQUE.

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

7. POR ESO, no bastan estadisticas, por perfectas que se hayan hecho, que solo contestan una pregunta: mas violencia o menos violencia. ES mas profunda, mas humana. ¿por que sabiendo que la droga es tan devastadora, se le autorizaria su venta? SOLO UNA RESPUESTA: POR UNA DESCOMUNAL, HISTORICA Y CONDENABLE COBARDIA DE ESTA GENERACION. Cobardia de saber, saberlo de cierto, que ni se debio dejar crecer a este monstruo, ni se debio huir a la hora de pararlo en seco.

8. Preguntenle, preguntenle A UNA SOLA, UNA, madre, esposa, hija, padre, hermano, amigo, uno, que tenga alguien ADICTO en su entorno cercano y que diga: no pasa nada, no hay bronca, mi hijo/esposo/amiga/harmana consume drogas y sin bronca, es mas, que bueno. DIGANME UNO, Y ME CALLO.

... No hay uno, que la droga no haya amenazado (o lo haya afectado) en su ser humano... ¿legalizarlas?

Carlos Abraham dijo...

El caso de la disminución de violiencia en USA durante el 2000 viene más o menos explicado en el libro "Freakonomics" pero entra en otra arista igual de peliaguda y controversial.

Sergio de Régules dijo...

Querido Luis Martín: yo también creo que consumir drogas es malo y ser adicto peor, pero adictos ya hay y creo que seguirá habiendo. No va a dejar de haber ni cuando tengas un policía o un soldado frente a cada casa (bueno, a lo mejor así sí, pero quién quiere tal cosa?). En vista de esa realidad, ¿no sería mejor por lo menos reducir la violencia e invertir esa lana y ese esfuerzo en programas de educación acerca de las drogas? Si se confirma con más estudios que mientras más represión, más violencia, habría que parar y hacer otra cosa, como legalizar. Legalizar no quiere decir aprobar. Quiere decir reconocer una realidad y dar infraestructura para que los que tienen la desgracia de ser adictos puedan vivir con su adicción (y quizá intentar zafarse) sin tener que recurrir al mercado negro. De paso, el precio de las drogas bajaría tanto, que ya no sería tan buen negocio. El problema es que hoy el narcotráfico es un negocio de muchísimo riesgo y tremendas ganancias. ¿Quién considera aceptable esta ecuación? Sólo las personas más desesperadas y violentas. Yo sé que a mí no me interesaría consumir drogas ni aunque fueran legales (o eso creo), pero ¿otras personas? Ni idea. Hasta cabe la posibilidad de que no aumente considerablemente el número de adictos... Bueno, pero reconozco que los argumentos en contra tienen mérito... Otra discusión no zanjada, je, je.

Martín Bonfil Olivera dijo...

Excelente texto, querido De Reg, muy Dennettiano ("Romper el hechizo"). Oye, ¿cómo te enteraste del estudio? EStá buenísimo.
¡Ah, y saludos, Luis Tocayo!

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Estimado Sergio, con tu permiso, un saludo rapido: Tocayo, saludos, tengo falta en tu blog, lei pero materialmente ya no pude opinar, pero botanisima eso de los pollos de Evo (jaja)

Sergio, lastima que me salgan mis intervenciones tan largas y tan intensas, a veces creo que eso mismo hace que quien las lee, dude de su merito razonador.

Yo sinceramente creo que legalizar el narco es un acto de cobardia social, seria un error historico y las proximas generaciones nos condenarian, sin duda con razon.

Aun cientificamente, aun asi, la decision es MANTENER LA PROHIBICION... ¿una sustancia que materialmente "frie" al cerebro, tener la aprobacion legal? ¿que dirian entonces los que ahora, por ejemplo, venden gansitos en las escuelas? ¡tamaña incongruencia de prohibir los ganstios por ser comida chatarra, por su increible riesgo de engordar (no mas, engordar) pero permitir las drogas, aunque cree zombies imbeciles en no mas de 10 años!

DE verdad lo creo: SI EL ARGUMENTO ES CIENTIFICO, PUES CON MAS RAZON, LA CIENCIA DA 1000 Y UNA RAZONES PARA PROHIBIR LA LIBRE VENTA D ESE VENENO. NO hay un estudio cientifico, UNO SOLO, que diga que el consumo de narcoticos es inocuo.

De cualquier manera, gracias Sergio por la libertad de diverger y opinar. Es invaluable.

José María Hdz dijo...

yo creo que legalizar las drogas no sería una cobardía o una equivocación. lo malo es que aquí en México falta mucha educación, y por eso no es buena idea legalizar las drogas. Yo no veo a las drogas, por sí mismas, malas, sino a los que las conzumen. El alcohol es una droga, tambein el café, y tambien el tabaco. ¿Por qué no se argumenta en contra de que sea legal? Mata a tantas personas y crean tantas adicciones como las otras drogas, y no por eso todos los que tomamos somos alcohólicos, o todos los que fuman son adictos a la nicotina.
Tambien estoy seguro que cuandos e habla de legalizar las drogas no se habla de permitir que cualquiera consuma cualquier droga en cualquier lugar. Se trata de disminuir el probelma de la violencia, porque el probelma de las drogas ya está, y no te lo vas a quitar, sean legales o no. Legalizar las drogas no hace más adictos. La falta de educación es el problema. Por eso somos el primer lugar mundial de obesidad infantil. ¿Le vamos a echar la culpa a los gansitos? Ahi está la clave, los gansitos no hacen engordar, es el consumo indiscriminado, la falta de ejercicio, y muchas otras formas de comida chatarra, el problema no es la comida, el problema es quien la consume. Lo mismo es con las drogas.
Sería interesante saber cuánta gente consume drogas en Europa. Y no están todos con el cerebro frito.
Pero por ultimo tambien creo con firmeza que auqnue se legalicen las drogas, el narcotrafico nunca se va a acabar; siempre van a existir las drogas sinteticas que son mucho más peligrosas y que esas si no deben de ser legales (como tampoco la pornografia ni la trata de personas) y que se van a continuar con el mercado negro. Lo que sí es que se van a abaratar muchisimo las otras drogas y es posible que no sea tan necesario que aquellos adictos recurran a las drogas sinteticas.

Kalepsheel dijo...

El problema es totalmente de educación, yo tambien pienso que el legalizarlas drogas ahora ilegales reducira bastante la violencia que esta genera; de las drogas legales consumo alcohol y chocolate solo soy bebedor social y no lo requiero para exisitir, tengo el suficiente conocimiento para saber que si abuso de ellos me freire el cerebro y me convertiria en un" zombies imbecil" solo una vez tuve una experiencia con una droga ilegal y fue una mala experiencia no me interesa el tabaco y el beber diario o cada semana me aburre hay muchas cosas mas interesantes por hacer, la verdad nunca he entendido la brecha qué separa al usuario recreativo de una droga del abusivo.

¡Saludos!

Ericotta dijo...

Sergio, te escuchaba hoy por la mañana con Ferriz de Con y hablabas de un tipo interesantísimo, pero no pude retener su nombre, era algo así como Gult... ¿podrías decirme el nombre de ese divulgador del que hablabas hoy?