viernes, 16 de septiembre de 2011

La risa, ¿remedio infalible?

Una cosa es reírse por cortesía, con una risita sosegada y en buena medida fingida, y otra es soltar la carcajada y retorcerse haciendo ruiditos y lagrimeando sin poderse controlar. La risa franca, espontánea e incontrolable no se puede fingir y se nota: no sólo causa una impresión distinta en los circunstantes, sino que deja a la víctima del ataque de risa en un estado de relajación muscular y psicológica que trae mucho bienestar, como si uno hubiera corrido 20 kilómetros.

Yo atesoro los ataques de risa loca. Los recuerdo como hitos en mi vida no por escasos, sino por intensos y placenteros. Una vez me reí cinco horas seguidas por culpa de mi amigo Luis Miguel  Lombana, actor y director de teatro, ópera y televisión, que es un genio del humor cuando está relajado y feliz. En otra ocasión mi hermano Juanjo me prestó un libro de Woody Allen y por leerlo en la cama desperté a mi esposa con mis risitas y mis sacudidas incontrolables. Otros libros que me han hecho reír sin poder parar son The Hitchhiker's Guide to the Galaxy, de Douglas Adams, Sin noticias de Gurb, del escritor catalán Eduardo Mendoza, Twitterature, de Alexander Aciman y Emmett Rensin, y --cómo no-- Alicia en el país de las maravillas.

Después de un ataque de risa loca uno se siente bien. Quizá por eso la sección de chistes del Reader's Digest se llamaba "La risa, remedio infalible" y quizá por eso también la risoterapia da buenos resultados. Al parecer la risa tiene una virutd analgésica. Pero, ¿cómo opera el mecanismo?

La risa se investiga desde muchos ángulos y con miras a contestar preguntas muy diversas: qué otras especies ríen (sin ninguna duda todos los primates, y quizá otros mamíferos, como las ratas, pero eso es más dudoso), qué cosas nos hacen reír (o cómo funciona el humor), por qué existe la risa (¿para afianzar vínculos sociales?, ¿para facilitar el aprendizaje?, ¿para atraer a la pareja?; en esto no hay consenso). La que nos ocupa aquí es cómo produce la risa su efecto psicológico y fisiológico. De eso trata un artículo que se publicó el 14 de septiembre en la revista Proceedings of the Royal Society B. Robin Dunbar, de la Universidad de Oxford, y colegas de otras universidades británicas y una holandesa, se propusieron entender las propiedades analgésicas de la risa. Su hipótesis es que el acto físico de reír (las contracciones musculares, la respiración entrecortada, los ruiditos tontos) activa el sistema de producción de endorfinas del sistema nervioso central.

"Endorfina" significa "morfina endógena", o sea, morfina producida por el organismo. El cuerpo tiene su propia farmacia interna. Las endorfinas son sustancias que usa el cerebro, entre otras cosas, para mitigar el dolor.

Para Dunbar y colegas hubiera sido muy fácil poner gente a reírse y luego medirles la concentración de endorfinas. El problema es que el cerebro tiene un sistema de compuertas herméticas que no deja pasar sustancias del cerebro al flujo sanguíneo (sólo al revés, como demuestra el efecto del café o del alcohol en las funciones cerebrales). El nivel de endorfinas no se puede medir en la sangre, por lo que hace falta un método indirecto de evaluarlo. Dunbar y sus colaboradores lo asocian con el umbral del dolor: mientras más tiempo soportes estímulos incómodos, mayor debe ser la concentración de endorfinas en el cerebro. Con esta suposición, los investigadores hicieron seis experimentos distintos. Para hacer reír a los participantes probaron dos métodos: 1) mostrarles videos chistosos (Los Simpson, Mr. Bean, South Park...) o 2) hacerlos presenciar un espectáculo humorístico (rutinas de cómicos profesionales de las inmediaciones de Oxford). Al mismo tiempo, otros participantes vieron videos ya sea de valor emotivo neutro (documentales) o que producen bienestar sin risa (escenas de la naturaleza).

Antes y después los investigadores probaron el umbral del dolor de todos poniéndoles una manga helada en el antebrazo o apretándoselo con un esfigmomanómetro y midiendo el tiempo que soportaban el dolor.

Luego de muchas mediciones y análisis estadísticos, así como de considerar objeciones posibles, los investigadores concluyen que en las personas que estuvieron expuestas a los videos humorísticos en umbral del dolor aumentó notablemente, lo que ellos interpretan como señal de que el sistema nervioso central de esas personas produjo más endorfinas. Si la conclusión se sostiene (y falta que otros repitan los experimentos y no les encuentren objeciones), entonces la risa, como ya sospechábamos, nos hace generar endorfinas, como tantas otras experiencias placenteras. Lo que me parece más interesante es que Dunbar y sus colaboradores mantienen que no es el proceso cognitivo del humor (lo que pasa en la mente del que ríe) lo que propicia la producción de endorfinas, sino el acto físico de reír a carcajadas, y lo comparan con otros actos extenuantes que se sabe que están relacionados con el placer y las endorfinas, como hacer ejercicio. También es interesante que distingan entre la risa cortés (y en buena medida falsa) de todos los días, y la risa franca e incontrolable, que se llama "risa Duchenne" en honor al médico francés que las separó en el siglo XIX. Los dos tipos de risa se distinguen fisiológicamente (entran en acción músculos distintos en una y otra), neurológicamente (hacen intervenir partes del cerebro diferentes) y psicológicamente (una disipa emociones negativas y la otra no).

Para terminar les dejo un video que a mí me produce risa Duchenne cada vez que lo veo:




14 comentarios:

María José dijo...

Sergio
desde que conocí su blog (recomendado por mi profesora de Filosofía de la Ciencia) no dejo de leer ninguna entrada, y voy avanzando en la lectura de las ya publicadas. Gracias por escribir. Me declaro (casi) fanática. Saquemos el casi :-). De Montevideo - Uruguay

Sergio de Régules dijo...

Gracias, María José. Me encanta que lo recomiende una profesora de filosofía de la ciencia; y me gusta eso de casi fanática. Ese "casi" te honra.

José María Hdz dijo...

Hola Sergio. Me gustan mucho esos momentos cuando no puedes dejar de reir. Yo en loa ultimos años me he metido a youtube buscando videos chistosos para tener mas momentos de esos. Aqui dejo una liga de uno de los videos q me ayudan a generar endorfinas. Saludos

http://m.youtube.com/index?desktop_uri=%2F&gl=MX#/watch?v=_Za_Kcwzwr8

Jorge Ascencio dijo...

Felicidades por tu blog. Todos los viernes estoy al pendiente de una nueva entrada, ¡todas son muy buenas!

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

"...por qué existe la risa (¿para afianzar vínculos sociales?, ¿para facilitar el aprendizaje?, ¿para atraer a la pareja?; en esto no hay consenso..."
Estimado Sergio, me voy a aventurar a hacer una aseveracion sin pruebas experimentales: ES PARA ATRAER Y CONSERVAR PAREJA.

La pregunta en entrevistas a mujeres, en años de escucharlas, de ¿que te atrae en un hombre o que buscas en un hombre o como quisieras que fuera tu hombre? escucho SIEMPRE una respuesta comun (inesperada para mi que soy hombre, de no haberla oido tanto): QUE ME HAGA REIR. Que las hagan reir. Eso buscan.

Uno de hombre pensaria que sean amorosos, que sean protectores, que sean integros, esforzados, leales, tal vez hasta guapos... y si salen en los requisitos solicitados, pero el rasgo comun e importante siempre es el mismo: "que me haga reir"

Debe ser evolutivo. Algo ha de haber. Y como la certeza esta es empriica, pues hasta ahi llegue. No obstante, todas las mujeres me podran decir lo mismo: eso buscan mucho en un hombre...

¿por que será? ¿será que la solemnidad en un genero acostumbrado a ser proveedor, a ser protector y ser relativamente inmune a las tempestades emocionales tan frecuentes en la mujer, será que eso tambien hace al hombre sin demasiada tendencia al humor? ¿y será que esa escasez hace a los de buen humor tan atractivos a ellas?

Empiricamente, pero ESTOY CONVENCIDO: no importa si son feos o pobretones, si las hacen reir como condicion de vida, ahi estan, ahi con ellos...
Jajaja, eso nos deja a los vinagrillos/reflexivos/criticones/solemnes muy en desventaja... ¡chin!

JorgeLaris dijo...

Lo mejor de la risa es que no puedes planearla. Siempre te agarra desprevenido.

Gestor Gastando dijo...

Perdió su programa, pero ganó muchas endorfinas. Hasta la narración de la historia esta bien tragicomica. AMO EL HUMOR NEGRO

http://www.youtube.com/watch?v=bWKfyRPf8gM&feature=share

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Estimado Gestor Gastando, acabo de ver el video y no lo puedo creer... este conductor recibio un estimulo inesperado a su "boton" de la risa (una voz chistosa en su punto de vista) y a pesar que conforme mas se reía, mas se daba cuenta que estaba SEPULTANDO su credibilidad y su carrera, NO LO PODIA CONTROLAR.
Ese es un rasgo cierto pero que me llama mucho la atencion: LO INCONTROLABLE que puede ser la risa, cuando realmente es algo mas alla de nuestro, valga la redundancia, control.
¿por que?
¿por que es casi imposible si no es que imposible controlar la risa?
Eso me llevaria entonces a una pregunta mas de base:
¿que es entonces la risa? ¿que funciones cumple, por que es tan indomita como el estornudo, como el hipo, como el escalofrio?
El tema es divertido, sin duda, pero tambien muy interesante.

Anónimo dijo...

Una de las cosas que me parecen interesantes es saber de qué factores o elementos dependen que a uno ciertas cosas le parezcan graciosas y otras no.

Por ejemplo a mí me pasa algo muy curioso y que nunca he podido entender: porque siendo yo una persona extremadamente seria, casi siempre hago reír a las personas que me rodean. No me gusta. En cambio en las pocas veces que he querido ser gracioso, no pasa nada.

Sergio de Régules dijo...

Querido Anónimo,

Hay una teoría del humor que lanzó el escritor Arthur Koestler y que han retomado para elaborarla algunos investigadores de la mente como Steven Pinker: según Koestler, nos reímos cuando una narración nos conduce a pensar en ciertos términos y de repente nos cambia el marco de referencia. Es importante que en el nuevo marco de referencia el anterior quede ridiculizado. Ejemplo: un alpinista queda colgado de una cuerda a 300 metros del suelo sin posibilidad de salvarse. Está solo. Desesperado, clama al cielo diciendo: "¿Hay alguien allá arriba que pueda salvarme?" Para su sopresa, se oye una voz atronadora que le dice: "Sí, hijo mío. Corta la cuerda, que yo te atraparé en mi divina mano y te depositaré en el piso sano y salvo". El alpinista se queda pensando, y al cabo de un rato dice: "¿No hay nadie más?"
El primer marco de referencia es el de los milagros y la intervención divina. El segundo podría ser el de las transacciones comerciales y la venta al mejor postor; en cuyo caso la divinidad quedaría como un simple vendedor cuyos servicios se evalúan y se encuentran deficientes. Por ahí va la cosa...

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Jajaja, ¡Sergio, eres un perverso! ese chiste segurito es de los que cuentan en reuniones de ateos... está fregativo, pero bueno.

Oye, UN FAVORSOTE, escuche hoy tu platica con Pedro Ferris acerca de la nota de que unos neutrinos rebasaron la velocidad de la luz y quiero comentar varias cosas, pero HACE FALTA QUE PONGAS AQUI LOS DETALLES DE ESA NOTA...
¿LOS PONES A LA BREVEDAD EN UN NUEVO INSERTO? por favor, esta buenisimo el tema, no vayas a dejaqrnos sin inserto, por favor.

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Sergio, segunda llamada, segunda: por favor pon por escrito lo que expusiste el viernes pasado de la obsercavion del CERN, que habria neutrinos viajando a mayor velocidad que la luz...

please, ya viene el sigueinte viernes y me late que la vas a querer a hacer tablas. ¿cuantas cosas se pueden decir de tener que mover esa vaca sagrada de la velocidad de la luz como limite infranqueable? en fin, URGE ese inserto.

Sergio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sergio dijo...

La risa es algo muy importante para el ser humano,le ayuda a relacionarse con el resto e influye en su vida,en mi opinión si no nos riéramos,seríamos muy distintos en todo.