viernes, 19 de noviembre de 2010

Tycho Brahe, excéntrico hasta en la muerte

El astrónomo danés Tycho Brahe jamás se imaginó que sería objeto de interés de los paparazzi, y no sólo porque los astrónomos rara vez lo son, sino porque Tycho lleva muerto 409 años.

El lunes pasado más de 100 periodistas se amontonaron ante la tumba del astrónomo, situada en una iglesia de Praga, mientras un equipo de científicos daneses de la Universidad de Aarhus levantaba con dificultad la lápida que sellaba la tumba. Luego de siete horas de afanes, la piedra se alzó y reveló un féretro de estaño de 1.3 metros de longitud, en el que los huesos de Tycho se depositaron en 1901, cuando fue exhumado por primera vez.

No es común que los astrónomos despierten el interés de la prensa, en efecto, y tampoco es común que vivan en la opulencia. Tycho sobresale en esto también: era un rico danés, al que, por si fuera poco, el rey de Dinamarca obsequió un castillo en la isla de Hven. Brahe llamó al castillo Uraniborg (Fortaleza de los cielos) e instaló ahí el centro de investigación científica mejor dotado de su época. Con su fortuna se mandó construir descomunales sextantes, ballestillas y esferas armilares, instrumentos astronómicos que servían para medir la posición de los astros antes del telescopio y que son más precisos cuanto más grandes. En mi oficina tengo una reproducción de un retrato de Tycho que lo muestra con algunos de estos instrumentos, a la edad de 46 años.

En ese retrato se ve claramente su distintivo facial más original: una nariz metálica. A los 22 años Tycho tuvo un altercado con otro estudiante de matemáticas. En la pelea su adversario le cortó la nariz de un tajo. Tycho se puso una prótesis de oro muy llamativa (aunque, al parecer, cuando lo exhumaron en 1901 encontraron rastros de sulfato de cobre en la zona de la nariz).

Con sus instrumentos, y la ayuda de un pequeño ejército de colaboradores más o menos esclavizados, Tycho Brahe acumuló las mediciones más precisas de las posiciones de los planetas a lo largo de muchos años, mediciones que guardaba celosamente en tabla tras tabla de números. Las posiciones de los planetas servían para calcular las fechas de algunas fiestas religiosas, para planear la agricultura y para hacer predicciones astrológicas. Pero también servían para probar modelos del universo. Tycho tenía su propia versión de la cosmología: en su modelo la tierra ocupaba el centro del universo, el sol giraba alrededor de la tierra y los planetas alrededor del sol. En 1599 Tycho se mudó a una localidad cerca de Praga para prestar servicio como matemático y astrónomo imperial de Rodolfo II de Habsburgo.

Ahí fue a dar en 1600 el joven astrónomo alemán Johannes Kepler, que tenía su propio modelo matemático del funcionamiento del cosmos. Kepler ponía el sol en el centro siguiendo a Nicolás Copérnico. Durante dos años Tycho y Kepler mantuvieron una relación tormentosa, mezcla de admiración mutua y envidia de Tycho, que reconocía en el joven alemán al genio teórico que él nunca podría ser, pero ésa es otra historia.

Se cuenta que Tycho mantenía en su castillo una corte de parientes y parásitos diversos. Un enano le servía de bufón y un reno de mascota. Ofrecía bacanales diarias y le gustaba comer y beber. Eso sí: en casa del emperador era una especie de gentleman. Un día, durante un convite imperial, Tycho no se quiso levantar de la mesa para ir al baño. Como resultado, contrajo una infección de la vejiga que lo tuvo en cama semiinconsciente. En los momentos de lucidez, se cuenta que murmuraba "dejadme creer que no he vivido en vano". Al cabo de unos días, Tycho Brahe murió, víctima --eso se dice-- de su buena educación (y poco cuidado de su salud).

1901. Se extraen restos de pelo de la barba de Tycho. Años después, el análisis de las muestras revela altas concentraciones de mercurio. Misterio...

2010. El ataúd contiene huesos amontonados al azar, una bota, restos de una capa. Hay que darse prisa, porque las autoridades checas quieren de vuelta el tesoro para el viernes (hoy). Jens Vellev y su equipo trabajan febrilmente durante toda la semana. Se toman muestras de hueso, se analiza el cráneo con tomografía computarizada. Se comprueba que algunos de los huesos son de un hombre mayor proveniente del norte de Europa. No hay duda de que es Tycho, pero en el féretro hay otros huesos, al parecer de una mujer de unos 20 años y un niño. En la misma cripta se encuentran restos de otras ocho personas, cinco de ellas niños. La primera hipótesis es que la cripta es reciclada. Pero, ¿la mujer y el niño? Misterio...

Tycho ya está de nuevo en su tumba, quién sabe para cuánto tiempo antes de que los detectives de la historia de la ciencia vuelvan a requerirlo con nuevos instrumentos y técnicas, para destapar detalles de su vida. Los resultados de la investigación de Jens Vellev y su equipo tardarán varios meses. Se espera reconstruir su dieta de los últimos 15 años de su vida, su rostro (aunque no faltan retratos de Tycho Brahe, imponente y rubicundo, con su nariz reluciente), y sobre todo, descifrar el misterio de su muerte. Los viejos huesos de Tycho podrían revelar un drama digno de Shakespeare (hay quien piensa que lo mandó asesinar el rey de Dinamarca, como al príncipe Hamlet), o quizá solamente muestren que Tycho se intoxicó por hacer experimentos con mercurio. Pronto lo sabremos.

6 comentarios:

José María Hdz dijo...

Entonces, ¿la razón de exhumar sus restos es saber más sobre la vida de Tycho? Y ¿por qué se exhumaron 1901, para empezar? ¿Ya tenían dudas de que su muerte hubiera sido planeada, para ese entonces?
Pobre gente del siglo XVII, se morían de aguantarse las ganas. Imagínate cuantos fanáticos de futból o de cantantes habrían muerto ya solo por no perderse ni un segundo del juego o del concierto.

Sergio de Régules dijo...

Qué agudo comentario, querido Chema. Para fortuna de los fanáticos continentes (o sea, que se aguantan las ganas de hacer pipí), hoy hay antibióticos.
Pues creo que si, que en 1901 ya se sospechaban cosas acerca de la muerte de Tycho.

Matalote dijo...

El hecho de que Tycho Brahe siga siendo noticia, es efectivamente, la idea de un asesinato. Ese tipo de acciones criminales son un imán que atrae la curiosidad morbosa. Yo no creo en ningún complot, sino en un envenamiento lento, producto de la labor alquimista o médica de Brahe. Es interesante, que la investigación forense que se va a llevar a cabo ahora, aprovechara el desarrollo de nuevas técnicas y tecnologías. La investigación la dirige un arqueólogo especializado en Edad Media y Renacimiento, eso también suena bastante interesante.

José María: La exhumación de 1901 se llevó a cabo dentro de las festividades que conmemoraron los 300 anos de la muerte de Brahe, organizados por la Real Sociedad Bohemia de las Ciencias de la entonces monarquía Austro Húngara. Por otra parte, el que sembró la idea de la muerte misteriosa fue un médico imperial y político llamado Jan Jessenius el dia del sepelio en 1601. Recientemente un germanista encontró un diario escrito por un tal Erik Brahe, un familiar lejano de Tycho, quien habla de una "mea culpa" en las fechas posteriores a la muerte del astrónomo. Otro complot?

Sergio:
Esas fuentes que no citas por su nombre, respecto a la personalidad de Brahe y sus manías o sus esclavos, espero que no sean los Gilder. En la novela que escribieron en 2004 cuentan demasiadas fantasias sin sustento histórico, incluso propusieron a Kepler como el posible asesino.

Veamos que resultados se obtienen con la investigación arqueológica-forense. Tal vez comprueban que padecía de diabetes, alto colesterol, cirrosis, etc. O tal vez confirman la tesis del envenamiento con mercurio.

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Estimado Sergio: ya en una ocasion muy pasada, platicabamos de Tycho (me gusta mas la pronunciacion de Carl Sagan: "Taijo" Brahe) en esa ocasion te decia que a mi en lo personal, la imagen de un Brahe acumulador de datos pero sin teoria que los armonizara (y sibarita) contrastaba muchisimo con un Keppler teorico necesitado de pruebas empiricas (y pretestante muy austero). Contrastantes y complementarios.

Actual 2010... ¿hay hoy por hoy cientificos sibaritas? ¿algunos que sean opuletos, playboys? ¿o por el contrario, excentricos de otra manera? yo solo tengo algun ejemplo, cuando sale algun documental sobre paleontologia, seguido veo a esos paleontologos de sombrero tipo autraliano (mugroso y muy doblado) barbones pero muy barbones (como priamo) y gruesos de cuerpo... ja, como si fuera uniforme de trabajo.

¿hay algo parecido a un Tycho Brahe hoy en a ciencia del siglo XXI?

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Este viernes, como todos, esperé la última aprte del noticiero de Imagen para escuchar la sabrosa colaboración de Sergio de Régules y ¡chin! no fué... revisé su blog esperando ver su colaboración escrita y ¡doble chin! no escribió nada. ME LATE QUE YA SE NOS VOLVIÓ A HACER LA PINTA EL AMIGO DE RÉGULES. Ni modo, la vez pasada fue a dar hasta Colombia (pos como andaria el barbaro?) a ver de donde lo reuperamos en esta ocasión.

Saludoos Sergio, donde quiera que andes (lente oscuro, coco helado en al mano, sandalia turistera, arena embarrado... enidia, envidia, jeje.

Moises dijo...

Mmmm quizas Craig Venter pueda ser considerado un cientifico opulento del siglo XXI.