martes, 8 de diciembre de 2009

Tu voz hace vibrar mi piel

Lean el título de esta entrada: es una frase cursi y manoseada que se le ocurre a cualquier compositor preparatoriano y que no dice nada. Pues bien, este lugar común de la canción de amor podría ser verdad, aunque por caminos insospechados...

La semana pasada salió en la revista Nature un artículo de Bryan Gick y Donald Derrick, de la Universidad de Columbia Británica, Canadá. Gick y Derrick muestran que, en eso de reconocer palabras habladas, el cerebro no se atiene sólo a la información que le llega por los oídos: las vibraciones que capta la piel también afectan cómo percibimos e interpretamos los sonidos.

Desde hace mucho se sabe que ver los labios de una persona al hablar afecta la percepción auditiva. Si a ustedes les ponen una grabación de la sílaba "ba" al mismo tiempo que les muestran un video de una cara diciendo "ga", ustedes oirán "da". Esta interferencia de la vista con el oído se llama "efecto McGurk-McDonald" y la describieron en 1976 Harry McGurk y John McDonald en la misma revista en que publican Gick y Derrick. Es muy impresionante, como comprobarán siguiendo el vínculo anterior. Si cierran los ojos, oirán perfectamente la sílaba cambiar de "da" a "ga".

Gick y Derrick reportan una interferencia del mismo estilo, pero entre el tacto y el oído. En algunos idiomas como el inglés hay sonidos que se hacen soltando aire explosivamente, como la p de "please". Los investigadores canadienses pusieron a 66 individuos cuya lengua materna es el inglés a oír grabaciones de las sílabas aspiradas "pa" y "ta", y de las sílabas sin aspiración "ba" y "da". Algunos participantes elegidos al azar recibieron soplos de aire apenas perceptibles en el cuello y en la mano derecha al mismo tiempo que oían las sílabas. Los soplos estaban calculados para reproducir la sensación táctil de las sílabas aspiradas.

Los resultados muestran que los soplos ayudan a reconocer mejor las sílabas "pa" y "ta", pero en cambio interfieren con la correcta interpretación de las sílabas "ba" y "da", haciendo más difícil reconocerlas. Gick y Derrick dicen que esto demuestra que al oír, el cerebro integra información proveniente no sólo del oído y la vista, sino también del tacto.

Así pues, la próxima vez que anden en traje de buzo y no entiendan lo que les dicen, desnúdense para oír mejor. También podríamos pedirles a nuestros interlocutores que se quiten la ropa para que entiendan mejor lo que les vamos a decir. Piensen en las posibilidades...

Percibir el mundo no es sólo cuestión de abrir los sentidos. El cerebro interpreta en muchas etapas e integra informaciones. Los resultados de Gick y Derrick podrían servir para entender mejor la percepción y para fabricar mejores sistemas de reconocimiento de la voz. También servirá para insuflarle nuevo significado a un gastadísimo cliché de la canción romántica ramplona.

5 comentarios:

Crespo el malo dijo...

Ahora entiendo algunas cosas. Y sigo pensando en las posibilidades... =)

Este artículo, como todos los tuyos, resultan agradables e interesantes a la vez.

Recibe un saludo desde Nuevo Laredo donde, cuando la oportunidad se presenta, puedo escuchar las vibraciones de tus cápsulas por Imagen en la Ciencia.

Anónimo dijo...

Sergio: aunque no es mi costumbre, voy a comentarte algo diferente al tema que nos planteas... pero considero necesario hacerlo.
Este martes 8 diciembre, en tu platica semanal con Pedro Ferriz, planteaste de una manera que me parecio brillante, como los argumentos de los "negacionistas" del cambio climatico por efecto humano, decia, incurren en conclusiones equivocadas...

... en español: a raiz del desprestigio reciente de Al Gore y compañeros, pues parece que se "exagero" los argumentos del cambio climatico y se "oculto" informacion contraria, existe actualmente una ambestida negacionista diciendo que lo que pasa nada tiene que ver con el factor humanidad, que todo es ciclos naturales.

Sergio, abiertemente Pedro Ferriz ha manifestado ser negacionista, y yo a ti te quiero reconocer, primero, y felicitar despues, porqu no es facil oponerse abiertamente a tu anfitrion radiofonico; y en general, es facil combatir a los extraños pero dificil oponerse a lso amigos, como se nota que son tu y Ferriz.

Pero decia un comunicador (y yo concuerdo): "... soy amigo tuyo, pero soy mas amigo de la verdad"

Asi es, debe ser el mayor compromiso, el compromiso con la verdad. ¿podrias poner en estas lineas lso tres ejemplos de razonamiento, que le pusiste a ferriz? creo de verdad que seria muy enriquecedor para lso que leemos tu blog.

Y, ya entrado en gastos, digo yo que es muy peligroso lo que hacen lso negacionistas: si convencen al mundo, y estan equivocados (que de hecho se equivocan), NOS VA A CARGAR PATAS DE CABRA A TODOS. El tema es vital.

Saludos.
Luis Martin Baltazar Ochoa

Sergio de Régules dijo...

Gracias, Crespo el malo.

Sí, Pedro es negacionista. Lo curioso es que antes no lo era. Me acuerdo de que hace unos años le hizo mucha gracia cuando dije que los empresarios no iban a hacer buenos negocios si todos nos moríamos a causa del calentamiento. Quién sabe por qué cambió de opinión. Déjame recuperar los argumentos (los tengo por ahí en un cuaderno) y los pongo.

Luis Martin Baltazar Ochoa dijo...

Sergio: si buscate esos argumentos, asi comolo planteaste, me dejo claro com a veces se descalifica a lomucho, por el defecto de un poco.

Y a mi me interesa este tema del cambio climatico... ¿podrias en algun otro ariculo tratarlo?

Gracias y no vayas a dejar de escribir por vacaciones.

Mario A. Mora Lara dijo...

por cuestiones de chamba he tenido que dejar de escucharte en las capsulas, por que no pides que las pongan en el "podcast" de imagen?

pasando al tema de esta semana, seria interesante realizar estos experimentos en personas invidentes.

por ultimo, yo no me considero negacionista, pero creo que el tema del calentamiento ya se ha "simplificado" de manera que pareciera que el calentamiento solo es generado por la industria, y siento que se estan dejando de lado muchas cosas. en fin a esperar que sea el tema oficial para platicarlo jeje

un abrazo