martes, 25 de noviembre de 2008

Planetas por doquier

En la ciencia nada es hasta que no se comprueba, y sobre todo hasta que no convence a una comunidad muy exigente. Con todo, yo creo que, desde el siglo XVII, nadie dudó seriamente que hubiera planetas en otras estrellas. La certeza no vino hasta el 6 de octubre de 1995, cuando Michel Mayor y Didier Queloz, de la Universidad de Ginebra, anunciaron que habían detectado un planeta girando alrededor de la estrella 51-Pegasi. Su artículo no tardó en convencer a la comunidad astronómica. Desde entonces los astrónomos han detectado 329 planetas extrasolares, como se les llama.

Detectar planetas en otras estrellas no es cosa fácil. Las estrellas -incluso las más cercanas- están a distancias enormes. Por si fuera poco, un planeta es un objeto comparativamente diminuto. Los planetas que giran alrededor de otras estrellas están inmersos en el brillo deslumbrante de su estrella madre. Así pues, no podemos "verlos" como vemos Júpiter o Marte, digamos. Hay que detectarlos por métodos indirectos: midiendo el bamboleo de la estrella a lo largo de los años, examinando la intensidad de la luz de ésta para ver si tiene variaciones periódicas que indiquen que algo le está pasando por enfrente, u obstruyendo por medio de un filtro la luz de la estrella para ver si así se dejan ver los minúsculos planetas. Hay otros métodos, pero éstos son los clásicos. Así se puede saber la masa de los planetas, la distancia a la que se encuentran de sus estrellas y lo que tardan en dar una vuelta (aunque son inferencias, no mediciones directas).

Lo malo es que, hasta hace poco, estos métodos sólo son sensibles a los planetas más grandes. La mayoría de los planetas extrasolares que conocemos hoy son gigantes estilo Júpiter, y más grandes. Aún no hemos detectado con toda certeza planetas que se parezcan más en tamaño a la Tierra. Porque, en el fondo, eso es lo que buscamos, ¿no creen? Lo emocionante no es saber que hay gigantes gaseosos, que hasta donde sabemos serían inhóspitos para la vida, sino encontrar un planeta hermano, donde quizá haya surgido la vida y en el mejor de los casos hasta la inteligencia.

La técnica se va acercando. Estamos ya en posibilidades de detectar "planetas terrestres", e incluso algunos grupos de investigación ya han reportado detecciones. La discusión no está zanjada, empero.

Al mismo tiempo, los astrónomos han desarrollado técnicas para husmear las atmósferas de los planetas extrasolares. La semana pasada (21 de noviembre de 2008) la astrónoma Giovana Tinetti y sus colaboradores, del University College London, presentaron los resultados de una investigación en el congreso de "moléculas en atmósferas de planetas extrasolares" que se celebró en París. Tinetti y amigos afirman que han detectado bióxido de carbono en la atmósfera de un planeta gigante situado a 63 años luz del sistema solar. El bióxido de carbono es uno de los compuestos que se esperaría encontrar en la atmósfera de un planeta con vida (pero su presencia no basta para saltar a conclusiones). El resultado es más o menos emocionante. En primer lugar, ya podemos analizar confiablemente la atmósfera de un planeta lejano (aunque en este caso es un planeta gigante donde nadie espera encontrar vida como la de la Tierra). En segundo lugar, con este descubrimiento el bióxido de carbono se suma a los otros dos "marcadores" o indicadores de vida que se han detectado en distintos planetas (agua y metano). Sólo falta uno -el oxígeno-...y desde luego falta que se encuentren todos en el MISMO planeta, que no es el caso hasta hoy.

Preguntan los que leyeron esta noticia en el portal de la revista Nature por qué nos empeñamos en buscar vida "como la que conocemos". ¿No podría haber de otro tipo? Es posible que sí, ¡pero no sabríamos qué buscar! Por eso, con cautela científica, nos atenemos a la vida que sabemos que existe con toda certeza.

Yo esperé muchos años, desde que era niño, para que se confirmarar que hay otros planetas. Ya tengo ansias de que se confirme que hay vida en algunos de esos planetas. Parece que ese resultado -el más emocionante de todos (o casi)- podría venir en el futuro cercano. Ojalá.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Te quedo poca madree!!!....
Meme

Anónimo dijo...

Hola Sergio, buenos días. Que bueno que escribiste el articulo en el blog. Lo escuche ayer y pense que me gustaria escucharlo otra vez. ¡Gracias!

Ahora, yo entiendo que todo lleva un proceso y que todo proceso, sobre todo los cientificos, se llevan a cabo paso a paso, pero ¿de qué nos serviría descubrir planetas parecidos a la tierra si estan tan lejanos que no podriamos llegar a ellos? Yo entiendo que sería un descubrimiento extraoridnario si encontramos vida en alguno de esos planetas, pero fuera de eso, ¿no seria un poco frustrante saber que está ahi y no podemos accesar a ella para continuar investigando?
Yo comparto tu emoción, también cuando era niño siempre imaginaba (y todavia a veces pienso en eso)el momento en que aparecerá en un periodico el titular "Descubren vida fuera de la tierra". Pero tambien desde niño siempre pensaba que la siguiente pregunta sería ¿y ahora qué? Después pensaba que sería mucho mejor encontrar la vida en Marte, y asi llegar ahi mientras aun viviera yo, jaja.

Pero bueno, siempre he tenido esas dudas, y no conosco a mucha gente con quien platicar de estos temas. Por lo tanto te agradesco que nos permitas compartir nuestras opiniones. Sobre todo en temas que nos interesan tanto.

Un saludo.

José María Hernández

Mariella Singer dijo...

Felicidades chico, tus participaciones son muy buenas. Saludos. ah! y no estaría mal si le pones imagenes, videos, etc. ya sabes un poco de vanidad para que el blog se ve más vivo. ñ.ñ

Sergio de Régules dijo...

Gracias Meme.

José María: algo tienes de razón, pero los científicos hacen las cosas, generalmente, sólo por el conocimiento. Ya sería suficientemente emocionante saber que hay vida en otros planetas aunque nunca podamos verla de cerca. De hecho, también sabemos muchas cosas acerca de objetos y fenómenos que ocurren a distancias miles de millones de veces mayores -a los que nunca tendremos acceso. Eso nos sirve para entender mejor el universo. Si después tiene aplicaciones prácticas, qué bueno, pero las aplicaciones no son necesariamente el motivo principal.

Y Mariella: sí, debería ponerle imágenes y videos. Lo que pasa es que siempre acabo llenando el blog a toda prisa y no me pongo a buscar, pero seguiré tu consejo. Gracias a todos.

Anónimo dijo...

Duda: ¿no fue entonces una certeza que descubrieron en un meteorito originado en marte, fosiles microscopicos de bacterias, mas antiguas que la vida en la tierra?

Segun leo en tus palabras, aun no se ha verificado la vida fuera de la Tierra.

Luis Martin Baltazar Ochoa